miércoles, 29 de octubre de 2014

SONIDO DE NUEVOS MUNDOS: EL CRECIMIENTO DE LA MOVIDA INDIE EN LIMA

Mientras los fanáticos de la vieja escuela del rock peruano se reunían en los megaconciertos Revolución Caliente y Contra Fest, este servidor se dio una vuelta por el evento Sonido de Nuevos Mundos, organizado por Neos Perú. Una noche espectacular, cargada con lo mejor de la joven escena musical independiente de nuestra ciudad.



Aterricé en la Casona de Camaná a eso de las 9:30 de la noche, con muy buenas expectativas sobre lo que sería una velada con propuestas musicales tan variadas y frescas. De antemano, ya conocía el cartel de bandas y la ilusión de verlas a todas en un mismo escenario era inmensa, a pesar de enterarme que JohnLiar no se presentaría por dificultades durante el viaje desde su natal Huancayo. En otra ocasión será.

COMIENZA EL VIAJE

La magia recién empezaría una hora y media más tarde, aproximadamente, a través de los suaves acordes que brotaban de la guitarra de Negra Valencia, con ese estilo tan melodioso y sencillo que la caracteriza. Pero no estuvo sola, sino acompañada por el “fox terrier salvaje” Johann Frech, quien tuvo una destacada actuación en los teclados, xilófono y melódica. Ya en el final de su presentación, la cantautora sorprendió al público versionando, a su manera, una conocida canción de reggaetón. Un cierre de acto curioso e hilarante, realmente sorprendente. Para mí, uno de los mejores momentos de la noche.



Seguidamente, hizo su aparición la banda Serto Mercurio. A pesar de algunas complicaciones en el sonido, el conjunto realizó una buena performance, con temas acelerados y llenos de intensidad. Durante el show, uno de los guitarristas sufrió un desperfecto con su instrumento, pero recibió apoyo por parte de otra agrupación participante para continuar con la función. Un gesto muy destacable.



Luego llegaría el momento de presenciar a una de las agrupaciones que más curiosidad me había generado en las últimas semanas. Se trataba del dúo de música electrónica experimental Laikamorí, cuyo acto superó mis expectativas en lo que respecta a sonido y performance. Tal vez el hecho de dejarse ver sin sus máscaras durante el evento arruinó un poco el aura de misterio que tenía sobre ellos, muy parecido al de Grita Lobos, otro grupo conocido y de estilo similar. Pese a ello, disfruté mucho de su propuesta.


Laikamorí en escena. Créditos: Camila Villa.

LO MEJOR PARA EL FINAL

Llegaba la madrugada, y con ella hicieron su aparición los pesos pesados del evento. Es así que el baile empezaría al ritmo alocado de Crik Faluzi. Con un trío de guitarras que se combinaban a la perfección, esta joven agrupación nos hizo sacudir el cuerpo al compás de sus temas alocados y vertiginosos. El final de su acto llegaría con la interpretación de Santo, su mayor hit. Previamente, ya nos habían regalado un poco de su magia al interpretar Caminantes durante la prueba de sonido. Una presentación algo corta para mi gusto, pero con mucha potencia y buena vibra.


El baile no cesó, sino que se intensificó con el ingreso al escenario de AlmiranteAckbar. Con un ritmo vertiginoso y una energía envidiable, la banda de post punk y garage nos regaló un show lleno de canciones para mover los pies de principio a fin. Fue un placer escuchar en vivo temas como Cientos Truenos y Pesimista, que forman parte de su split junto a Mundaka, además de otras canciones nuevas. Mención especial merece el baterista Richard Ángeles, que no bajó la intensidad en ningún momento.


Entonces llegó uno de los momentos más esperados por los asistentes, entre los que me incluyo. Era momento de ver y escuchar en vivo a Blind Dancers, la agrupación de música electrónica liderada por Lu Falen. Todo el sabor a synth pop ochentero con toques de modernidad que posee su disco debut Parallel Time se tradujo con creces en su presentación. Al ritmo de canciones como Garden y Today is tomorrow, transformaron el concierto en una verdadera fiesta de música electrónica. Resultó increíble poder ver a Lu acompañado por su compañero José Mendocilla en la guitarra, ya que ambos también comparten escenario como parte de Theremyn_4, bajo la dirección de José Gallo.


Blind Dancers en vivo. Créditos: Blind Dancers.

EPÍLOGO

Me retiré del evento satisfecho de poder observar tan buenas propuestas musicales en acción y orgulloso de observar el crecimiento de una escena independiente tan dinámica y versátil en mi ciudad. Me quedé con las ganas de presenciar la participación de Ravelers, pero doy fe de que este no será el último recital de su tipo y que, mientras existan agrupaciones con ideas creativas e innovadoras y empresas e instituciones que las promocionen, esta movida perdurará a través de los años y se consolidará en el ambiente artístico limeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario