sábado, 2 de mayo de 2015

FESTIVAL DE MÚSICA INDEPENDIENTE-SEXTA FECHA: LO MEJOR DEL SHOEGAZE LOCAL

Las jóvenes agrupaciones Serto Mercurio y The Spiracles nos ofrecieron un espectáculo impecable y cargado de adrenalina, en la sexta fecha del Festival de Música Independiente. La excesiva quietud del público fue el único punto flaco de la noche.



Guitarras tan ruidosas como melódicas, letras tan surrealistas como melancólicas y una variedad de efectos sonoros son características esenciales del shoegaze, un género con pocos, pero excelentes, exponentes en el circuito local. A esta conclusión llegamos luego de presenciar las magistrales presentaciones de las bandas Serto Mercurio y The Spiracles, el pasado miércoles 29, en la sexta fecha del Festival de Música Independiente.

Desde un inicio, el evento llamó nuestra atención por realizarse en el Auditorio Dai Hall del Centro Cultural Peruano Japonés, ya que posee una excelente acústica para espectáculos musicales. A su vez, los juegos de luces y efectos audiovisuales reforzaron la presencia escénica de ambos conjuntos y nos permitieron disfrutar de un espectáculo de calidad que sabemos se repetirá con otras agrupaciones en los próximos meses.

Ritmo y adrenalina para empezar

El recital inició con algunos minutos de retraso, pero tan pronto subieron al escenario los muchachos de Serto Mercurio, supimos que algo bueno se avecinaba. La magia empezó al sonar los primeros acordes de Buenas noches romulanos, su segundo sencillo. El sonido fue impecable desde el comienzo hasta el final, algo muy difícil de lograr en la mayoría de locales donde hemos podido presenciar a la banda.



En los casi cuarenta minutos que duró su puesta en escena, Emiliano, Bronto, Piero y Alonso repasaron casi todas las canciones de su disco debut, Recuerdos de cuando aprendí a nadar. La nostalgia llegó con los temas Caen los edificios y Dónde, dónde, mientras que la versión de Buda ha muerto fue la más brutal que hayamos escuchado hasta el momento, cargada de reverberaciones, adrenalina y mucho ritmo.



Para esta ocasión, la banda también se animó a interpretar los lados b de sus dos sencillos, Abril y Más de lo esperado. El tema elegido para el cierre fue Hacia el mar, en el que las guitarras y el bajo se lucieron en una experimentación sonora que parecía no tener fin. Sin embargo, el público asistente se mostró demasiado tranquilo y recatado para una banda que puede hacerte saltar, corear y hasta poguear con facilidad.

Serto Mercurio en escena. Shoegaze y noise rock para despertar a los muertos.

Melodías pop al cierre

Luego de una espera demasiado larga para nuestro gusto, hicieron su aparición The Spiracles. Ya los habíamos escuchado tocar en formato acústico, era el momento de presenciar su performance eléctrico. Si bien sus canciones fueron algo más lentas que las del grupo anterior, se mostraron como una propuesta de energía igualmente desbordante y constante hasta el final del evento.



El setlist de la banda estuvo conformado en su mayoría por temas de su reciente disco Last night I dreamt about you. Bajo la suave y potente voz de Verónica Grados, repasamos temas como Who’s to blame?, Hot Day y Tremble, todos cargados de emociones y guitarreos tan melódicos y místicos a la vez. Sin duda, es una de las agrupaciones locales que mejor combina géneros como el shoegaze, el dance rock y el dream pop.



La presentación del grupo no estaría completa sin antes regalarnos otro hit, Waterfall, y Fireflies, uno de sus primeros temas publicados. Insistimos en que la reacción del público no fue la ideal, pero de cualquier manera nos llevamos una excelente impresión de ambas agrupaciones, ya que serán este tipo de propuestas las que mantengan a la movida musical por un buen rumbo en los años venideros.


The Spiracles en vivo. Dream pop melódico y efervescente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario