Páginas

domingo, 10 de mayo de 2015

LIMA SOUNDSCAPE 2015: EXPERIENCIAS SONORAS PARA DESPERTAR NUESTROS SENTIDOS

Las jóvenes bandas Serto Mercurio y Eva & John abrieron el concierto con lo mejor del noise  y el shoegaze local. Le siguieron el rock pesado e instrumental de The Satellites, el garage punk bailable de Los Conchas Negras y las melodías tribales de Ravelers.


Regresamos después de un buen tiempo y queríamos hacerlo con una reseña del que posiblemente fuese uno de los mejores conciertos realizados en Lima durante la semana pasada. Nos referimos a la segunda edición del Soundscape, organizado por el colectivo Neos Perú y el blog costarricense Dance To The Radio, que tuvo lugar el jueves 30 de abril, en el ya célebre Bar Lima.

Las puertas del recinto abrieron alrededor de las 8 p. m., pero el espectáculo iniciaría casi una hora después, con el joven dúo 2Mops. Su repertorio estuvo conformado principalmente por temas instrumentales, pausados, y alguna que otra pieza de reggae. Si bien demostraron poseer un sonido decente y buenas letras, no tuvieron mucho impacto en el público, que aún era escaso.

Este primer número fue demasiado corto y la espera habría sido eterna si no fuera por las excelentes mezclas de french house y funk, a cargo de Dj Louxe, que amenizaron la velada desde el inicio hasta el final. Asimismo, resaltamos la participación de los proyectos artísticos Caracoles deJardín y Desi Bidu, cuyas obras pudimos observar a tempranas horas del evento.

Obras de Desi Bidu en exhibición. Foto: Cortesía Desi Bidu.

Un inicio muy estridente

El frenesí iniciaría con los muchachos de SertoMercurio, que pusieron el toque preciso de noise rock y shoegaze a la noche. Al ritmo de Buenas noches romulanos, la banda inicio un efectivo set list que incluyó diversos temas de su disco debut, lados b de sus sencillos e incluso un nuevo tema, cantado por el guitarrista Piero Paccini. La canción elegida para el cierre fue Hacia el mar, cargada de guitarreos tan rítmicos como estridentes.



Luego llegaría el turno de Eva & John, banda de corte noise como su predecesora, pero llena de matices pop. El estilo no fue lo único que compartieron, ya que Emiliano Fernández, vocalista y guitarrista de Serto Mercurio, tuvo una participación especial como bajista. Con esta curiosa alineación, la banda interpretó los temas Cesar Gutiérrez y Ciempies,  pertenecientes a su único sencillo, y algunas canciones adicionales, como Bajo el mar, que lograron animar a un público que ya empezaba a colmar el recinto.



Fue entonces que subieron al escenario los integrantes de The Satellite, dispuestos a embarcarnos en un viaje sideral y repleto de experiencias sonoras, místicas e intensas. Con nueve años de experiencia, un disco en físico recién publicado y el lujo de abrir el concierto de Sonic Youth en Lima, la agrupación nos deleitó con una serie de temas instrumentales post-rock de larga duración, cargados de energía y experimentación.

The Satellite, rock sideral e interminable.

Mixturas musicales que fascinan

Con un público totalmente empilado, el escenario era ideal para que Los Conchas Negras hiciesen de las suyas en escena. Admito que ignoraba mucho sobre este conjunto y jamás había escuchado sus canciones. Sin embargo, me sorprendió lo rápido que se engancharon con el público, gracias a una propuesta musical que fusiona perfectamente el dance rock y el garage punk, así como el ímpetu y la presencia escénica de su vocalista, Nicolás Saba (Kanaku & El Tigre). Fue una presentación repleta de euforia, gritos, baile y hasta un poco de pogo, que definitivamente me animó a seguir más de cerca su trabajo.



Era el momento de terminar la función y toda la responsabilidad recaía en la novel agrupación Ravelers, cuyo sonido mezcla los sonidos autóctonos de nuestro país con ritmos y melodías electrónicas. La entrega del público fue total con esta banda, considerada la revelación del año pasado. Al ritmo de canciones como Anaconda y Tayta Free, cerraron la velada y nos recordaron que esta escena está más viva que nunca y crecerá mientras los fanáticos sigan mostrando su apoyo incondicional a la música local.

Ravelers, sonidos tribales y contemporáneos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario