viernes, 18 de mayo de 2018

POOOW!, SONIDO ELECTROFUNK QUE PISA FUERTE EN LIMA

Con un EP bajo el brazo y experiencia internacional en solo dos años de creación, este grupo le canta a nuestro agitado modo de vivir en la capital. Música bailable y reflexiva para no perder la cabeza en medio de tanto caos.

Representaron a Perú en el festival SXSW (Estados Unidos). Crédito: Fernando Yataco.
Hace un par de años, la escena alternativa de nuestro país vió nacer a una propuesta que supo muy bien ganarse al público local a base de mucho baile e historias que reflejaran la exasperante vida en una ciudad como Lima. Tres peculiares músicos y un desenfrenado bailarín dan vida a este joven proyecto llamado POOOW!, cuyos beats han logrado incluso traspasar las fronteras nacionales en muy poco tiempo.

Su disco debut, y el único hasta la fecha, fue un EP de cuatro canciones llamado #1 y sería un error pensar que su propuesta sonora es tan simple como aquel título. Por el contrario, los tracks reflejan una mezcla entre funk y electrónica muy interesante, aunque por leves momentos también muy forzada. El productor a cargo de esta producción fue nada menos que C-Funk, guitarrista de la emblemática banda chilena Los Tetas.

Pero sin duda, el principal atractivo de POOOW! son sus performances en vivo. Carlos Lescano, Joqo Vega y Ricardo León suben al escenario para hacer vibrar a su audiencia con sus cajas de ritmo, baterías electrónicas, secuencias y sintetizadores, complementados con una voz que narra distintas situaciones complicadas y estresantes que vivimos a diario en la ciudad: horarios de trabajo, rutinas monótonas, inseguridad y el incesante tráfico.

Sus letras abordan el caos de la vida en Lima. Crédito: Carl Stec.
Es aquí donde hace su entrada el cuarto integrante del grupo, presentado siempre como Pooowman. Su baile es el complemento perfecto para el apartado musical. Incluso la palabra "baile" queda demasiado pequeña para describir sus funciones, que van desde entregar periódicos ficticios a los espectadores hasta tomarse selfies con ellos. Al final, todo repercute en un mayor enganche con el público en general, sin importar la edad.

A todo esto debemos sumar otro punto a favor bastante importante: la buena organización del grupo. He tenido la oportunidad de ver en vivo a POOOW! hasta en cinco oportunidades y pude notar que su acto maneja una estructura más o menos similar en cada caso. Las canciones siguen un orden casi inamovible y lo mismo sucede con la gestualización y movimientos de todos los integrantes.

Es entendible que puedan surgir discrepancias sobre este aspecto. Un grupo que repite casi por completo su acto en cada escenario que pisa puede ser considerado demasiado monótono o robótico. Sin embargo, en una escena cargada de actos jóvenes que suelen zambullirse a ciegas en los circutos locales e improvisar de arranque, este orden reduce mucho la posibilidad de errores y realza la imagen profesional de la banda.


Esa misma imagen profesional es la que ha llevado a POOOW! a ser un representante nacional en el prestigioso festival SXSW, realizado en Estados Unidos. Allí, el conjunto participó en el showcase Sounds from Perú, junto a otros actos como Mundaka, Los Outsaiders, Deltatron, We The Lion y Mobivstrip. Su último logro fue ser seleccionado para tocar en la próxima edición del festival Selvámonos, que va del 28 de junio al 1 de julio.

Bailable, humorístico y reflexivo, son solo algunos adjetivos que vienen a mi mente para describir al sonido POOOW!. Una propuesta jóven, pero con mucho potencial y que tiene un lugar bastante merecido dentro de la movida independiente. Un potencial que esperamos sabrán aprovechar más cuando lancen su próxima producción discográfica. En resumen: una banda fuera de lo convencional que ha llegado para quedarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario